23.2.09

SLUMDOG MILLONAIRE

El sábado fui al cine, algo que parece que hace tiempo no hacía y no es eso, es que iría al cine mucho más a menudo si no fuera por otros compromisos que tengo. Fue difícil la elección había varias posibilidades interesantes. Me decidí por Slumdog Millonaire.

Hoy no he podido leer las noticias pero he sabido que la academia de Holliwood ha premiado esta película creo que con ocho estatuillas.

Mientra la veía pensaba en nuestras preocupaciones. ¿Cómo surge la preocupación por las emociones del otro? Aunque la película parece no pretender una denuncia de ciertos mundos o mejor dicho inframundos; parece ser que el director quería más bien transmitir las risas, el movimiento, el sentido de comunidad..etc.. o sea la intensidad de la vida. Y la verdad es que asistimos a ese espectáculo, y en esa intensidad también a la contemplación de situaciones realmente duras. ¿Cómo se desarrollan los sentimientos en esas situaciones? ¿Cómo hacer nacer la preocupación por el otro? Aún así florecen sentimientos espectaculares ante los que algunas sensibilidades no pueden menos que rendirse y colaborar.

El tratamiento de la historia es esperanzador pero el final feliz que ha tenido la película al ser premiada hace que se active más la expectación sobre si los pequeños protagonistas de esta historia disfrutarán también de un final feliz. Cabe preguntarse qué es para nosotros un final feliz; de momento ya sé que empieza por la escolarización que es a lo que se ha obligado a estos niños para que puedan cobrar su salario cuando alcancen los 18 años de vida. ¿Pero cuál es la esperanza de vida en la India?

De todos modos es muy recomendable ver esta película, por su color, por su pequeñas historias, por su optimismo, ...por ver asistir al espectáculo de la vida.

2 Comments:

Blogger Fernando said...

Lo del optimismo es lo que más me atrae. No porque lo sea, sino porque es necesario; se necesitan unas gotas de vez en cuando para evitar peligrosas sobredosis de pesimismo.
Un abrazo.

10:10 a. m.

 
Blogger Carmen said...

Gracias Fernando, por llamarnos la atención sobre el peligro de las sobredosis de pesimismo que además pueden crear adicción

7:27 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home