12.5.09

¿REFORMAS EN PLENA CRISIS?

Los aprendices andan enfrascados en un debate sobre la responsabilidad de determinados agentes en la crisis y la contradicción que supone que les asistamos nosotros en buscar alternativas para transformar la sociedad y así superar la mencionada crisis.

Hoy Antón Costas nos avisa de que la recesión dificulta, más que favorece, las reformas; así que aquello de crisis igual a oportunidad hay que contextualizarlo ¿Oportunidad para quién?

Me ha dado por pensar a qué clase social pertenecen los aprendices. La frase que ha provocado esta pregunta ha sido la siguiente "....resentimiento de las clases populares y media contra la corrupción y la mala fe en los negocios y la concentración de la renta y la riqueza que se ha producido"

Esta clave tiene que ver con el comportamiento ético que esperamos de nuestros dirigentes y con el nuestro propio, sospecho que en ocasiones no son sólo las clases dirigentes las que pepetúan la doble moral. Si no limpiamos en este sentido el espacio común y predomina la búsqueda del bien común y la devolución a la sociedad de lo que se me ha dado ¿cómo reparar la confianza en un futuro compartido, confianza que Costas presenta como crucial?

Escribe Antón Costas que una vez consolidado el marco de relaciones institucionales (tal vez no está tan clara dicha consolidación) la innovación sólo cabe dentro de las instituciones. Los líderes del cambio generarán reformas internas que mediante pequeños cambios graduales y acumulativos se darán en cada organización. ¿Podremso confiar en esos líderes? ¿Cómo saber que funcionará?

El problema es que la utilidad y los beneficios de las reformas sólo se pueden evaluar a largo plazo, de ahí la reticencia; y las prérdidas y perdedores aparecen de inmediato.

6 Comments:

Blogger Txetxu Barandiarán said...

da la sensación de que ningún aprendiz vive del salario social y en este sentido, el de clase unido a money, es un grupo bastante peculiar así que su-nuestra visión y vivencia que no son necesariamente lo mismo de la crisis puede ser bastante peculiar.
Algo parecido puede pasar con Innobasque y su montaje Woka

6:59 a. m.

 
Blogger Carmen said...

Creo que me vas tener que explicar lo que quieres decir en algún momento

4:56 p. m.

 
Blogger Fernando said...

No me convencen mucho los argumentos de Costas. Cuando las cosas van bien, los agentes dominantes tienden a perpetuar el statu quo; mientras la cuenta de ganancias vaya creciendo, ¿para qué cambiar las cosas? Sólo las revoluciones y las guerras totales, es decir, enormes crisis han ido convenciendo a las clases dirigentes de la necesidad de ir cambiando las cosas, aunque sólo fuera para seguir mangoneando. Pero el caso es que los momentos críticos han propiciado las conquistas políticas y sociales.

7:10 p. m.

 
Blogger Carmen said...

Sí, es verdad.Entiendo lo que dices, la parte de progreso a la que obliga el conflicto. Parece que ha sido ha sido hasta ahora, pero me surje una duda, ¿no están ahora aprovechando lo que dice Costas, de "cuanto peor mejor" para colar cambios que podrían ser recesivos?

Estamos desconfiados hacia los dirigentes, ¿en quien confiar ahora?

Costa apoya qu elcambio venga decada institución, empresa, organismo con un pape lactivo de trabajadores y clase media, "una versión autóctona de Yes, we can"

10:23 p. m.

 
Blogger Fernando said...

Bueno, es fácil diferenciar los cambios que proponen los Chicago boys, que aprovechan los desastres para desregularizarlo todo y eliminar prestaciones y servicios públicos, y los que pueden llegar a realizar los Yes, we can.
En ese sentido que señala Costas, estamos también ante una revolución que vaya de abajo hacia arriba.

6:53 a. m.

 
Blogger Carmen said...

Efectivamente, estaremos observando y participando; esperanzados en que se produzca un cambio renovador y positivo bajo nuestro prisma.

8:38 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home