10.1.08

EL MUSEO DE BILBAO

Antes de que llegara el Guggeheim a Bilbao cuando hablábamos del museo, así sin añadidos, nos referíamos al museo de Bellas Artes. Recuerdo como algo especialmente entrañable los ciclos de películas que pudimos ver ¡totalmente gratis!. Hoy en día siento añoranza de esas sesiones, sé que el museo sigue cuidando su cinemateca y sigue proyectando títulos fantásticos, es una oportunidad de conocer buen cine. Siempre me digo que cuando mis hijos crezcan un poco más volveré a esconderme en la sala del Bellas Artes viendo las grandes películas.

El museo se convierte en centenario en 2008, es una edad más que respetable. Pienso que la reforma que se hizo bajo la dirección de Miguel Zugaza le dio un nuevo protagonismo al museo, no se ha acomlejado y lejos de rendirse al efecto Guggenheim el museo se ha crecido y ha unido fuerzas con el anterior.

FELICIDADES y a disfrutar de las nuevas exposiciones que se anuncian, el museo se alegrará de vernos pasear por sus salas

2 Comments:

Blogger Fernando said...

Una cosa es el efecto Guggenheim, magnífico y beneficioso para Bilbao (yo fui de los más escépticos antes de producirse) y otra es el contenido del Guggenheim. Seré todo lo reaccionario que se quiera, lo asumo, pero quien tendría que estar acomplejado no es el Museo, sino el advenedizo. Hablo de colecciones permanentes, claro.

11:39 a. m.

 
Blogger Carmen said...

Este comentario tuyo me recuerda a otro que hizo Miquel Barceló, dijo aslgo así como que el Guggenheim era el único museo en que la obra de arte se veía desde fuera y no desde dentro. Cito de memoria y tal vez confunda el sentido.
Nuestro Museo no se ha acomplejado en absoluto, la calidad de sus exposiciones tanto temporales como permanentes es incuestionable. Y lo dicho, el 2008 será un estupendo año en ese sentido

2:16 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home